SIBO: el punto de partida